Visitantes...

martes, 12 de junio de 2012

Quiero repetirlo


 Se podría decir que hoy fue un día bastante raro. Comenzó mal… Mi humor no era el mejor, con la espalda toda contracturada y un sueño pesado encima. No me podía manejar! Ningún esfuerzo podía contra ello, no fue la mejor de mis mañanas. Vivía guiada por la corriente, sin expresión ni sentimiento alguno. Sin sensaciones para satisfacer, se trataba de sobrecargar lo que había empeorado días anteriores. Sin embargo me dejé llevar, de más…. Una culpa penetrante comenzó a molestarme más tarde. No podía soportarlo, ya era demasiado. No supe que hacer, sin embargo logré aparentar estar demasiado tranquila para la situación. Llegué y respiré profundo, tarde o temprano esto acabaría. Entonces comencé a organizar mis actividades. Cuando terminé con mis deberes, entonces combiné ambas necesidades que no podían esperar. Me encaminé lo más concentrada que pude. Y lo logré! Algo realmente inexplicable, que aún sigo sin comprender y siento que nada será posible si llegara a perder ese sentimiento, aquella verdad tan difícil de encontrar. No estoy segura de haber tocado fondo, pero sí sé que avancé mucho, y eso es lo importante. Era tan real… ÉL ESTABA AHÍ. Podía sentirlo, como en una experiencia que escuché –‘No se trata de una simple caja dorada, puedo escuchar los latidos de alguien dentro’- Fue increíble. Y no solo eso, sino que luego de unos minutos, luego de experimentarlo, casi instantáneamente y como por un milagro pude recibirlo! Son acontecimientos que admiro tanto, con que gracia puedo recibirlos! Una felicidad que brotaba de mí ser, algo por lo que me vendería por sentirlo las 24hs del día. Fue increíble, y no veo la hora por revivirlo. 

martes, 5 de junio de 2012

Y sigo sin adaptarme a la idea, los recuerdos quedan

Intento matar las mariposas que siguen surgiendo de repente…

sábado, 2 de junio de 2012

Necesito que lo sepas

 Lo siento pero aún no puedo olvidar el asunto. Sacarte de mi cabeza es cada vez más difícil, sobre todo en los momentos en los que estas demasiado cerca. Odio tener que verte y hacer de cuenta que nada me pasa, solo por que lo creen conveniente. Odio cuando apareces de sorpresa y me obligo a no tentarme. Es tan desesperante y te extraño tanto! no puedo soportarlo y sigo sin encontrar solución alguna por miedo a lo que sientas. Y con solo escuchar tu nombre todos y cada uno de los recuerdos contigo pasan por mi mente en un par de segundos…  Necesito hablar con vos, no quiero seguir así. Quiero saber lo que piensas, lo que sientes. Aunque estoy convencida de que nada quieres saber al respecto. Si eso quieres, solo dímelo y el mismo esfuerzo que hice por recuperarte te prometo que haré para olvidarte.
Pase lo que pase, nunca olvides que me gustaste desde que te conocí, por mucho que me haya costado demostrártelo