Visitantes...

viernes, 27 de abril de 2012


 Es como la marea, todo depende del clima. Ansío cada minuto que permanezca baja, sentir la arena, admirar el mar sereno, con el que tanto me siento identificada en esos momentos… Siento felicidad, alivio. Una constante brisa que renueva mi sonrisa. Me siento plena, llena de vida, al servicio de lo que necesites. Todas las penas, siguen ahí, pero no logran herirme, sin prestarles atención sigo mi vida. Es una continua fuerza que me impulsa a recuperarme y me ayuda a no preocuparme. Es increíble…
 El problema es cuando la marea sube. Todo es completamente al revés. Penetra una sensación de ira y odio, puedo sentirla más intensamente en mi cabeza sin dejarme controlar. Mi reacción ante cualquiera es instantánea e hiriente, y casi sin saberlo puedo hasta arruinarlo por completo. El mar choca descontrolado contra las rocas, generando una especie de espuma rabiosa. Ya no queda espacio para reflexionar, la marea no logra cesar. Es cuando mi tristeza estalla y desahoga cada una de mis penas. Ya sin nada de fuerzas, poco a poco logro recuperarme. Mis sentimientos cumplen al ciclo, mis ideas cambian completamente.

martes, 24 de abril de 2012

 Es inexplicable. Como pude llegar a algo que creía tan absurdo en un principio. Sentir el rechazo que  inmediatamente hice sin antes conocer. Es tan extraordinario, como uno poco a poco puede sentirlo cada vez más fuerte. Sin querer me ayuda en cada uno de los aspectos, o por lo menos es lo que siento. Escuché varias experiencias, espero que no sea solo una idea, que realmente este pasando. Sin embargo, trato de no ignorarlo.
 Pero a veces cuesta tanto retornar, temo decepcionarlo. Y lo hago una y mil veces, a CONCIENCIA. Siempre podré contar con El, siempre estará ahí para perdonarme, y creo que abuso de eso.
 No sé, son tantas preguntas y respuestas pasando por mi mente, siempre fue así con todo. Trato, con todo mi esfuerzo, dar lo mejor de mí, cuando es de mi interés. Pero llega un momento que no puedo seguir…
 No me interesa si se trata de algún tipo de obsesión, o si ni siquiera me conozco, solo dé que así fui creada, y si todavía no logro cambiar, por algo será. Si tanto mal te hago, puedes alejarte, prometo no meterme en tu vida y tratar de no preocuparme de ti, ignorando lo mucho que me importas y te quiero… 
  No vino al caso, pero la idea es que trato día a día de mejorar mi vida, y sé que nadie más que El podrá guiarme hacia mi camino de felicidad.

miércoles, 11 de abril de 2012

 No lo entiendo, todo es aún más confuso. Los días pasan y no sé si mejoro o empeoro. La balanza me dice una cosa, mi cabeza otra. Mi madre me grita por un lado, y yo sigo tan débil como cuando empecé. No puedo evitarlo, no puedo retener mis lágrimas. Esta tristeza que me ahoga y día a día empeora mi persona. Cada vez más vaga, sin necesidad de preocuparme por nada. Solo ese es el único tema que invade mi cabeza, a cada hora, donde quiera que esté.
 Necesito distraerme… Pero es imposible, no tengo con que. El colegio solo me dan cada vez mas para estudiar, y yo me descuido sin problemas. NO ME RECONOZCO!
 No sé que hacer, mis amigas ya no son las de antes. No las quiero así! Quiero mis viejas e irremplazables amigas. Tengo la breve sensación de que estoy empezando a contagiar mis sentimientos y actitudes extrañas y ‘enfermizas’ a una de ellas. Me pone aún peor!
 Y ahora es cuando vuelvo a recordarte, sentadas en la plaza. En tan pocas horas y con tantas cosas en la cabeza, decisiones estúpidas que crean pequeñas peleas, que bien la pasé ese día. Me hace tan feliz recordarlo. Ahora es cuando quiero que estés aquí, junto a mí. Necesito tus consejos amiga, necesito un abrazo de consuelo…

lunes, 9 de abril de 2012

Nunca te detengas


Siempre ten presente...
La piel se arruga,
el pelo se vuelve blanco,
los días se convierten en años…

Pero lo importante no cambia; tu fuerza y tu convicción no tienen edad.
Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña.
Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida.
Detrás de cada logro, hay otro desafío.
Mientras estés viva, siéntete viva.
Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos amarillas…

Sigue aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.
Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.

Cuando por los años no puedas correr, trota.
Cuando no puedas trotar, camina.
Cuando no puedas caminar, usa el bastón.
Pero ¡nunca te detengas!

Madre Teresa de Calcuta

martes, 3 de abril de 2012

tantos recuerdos, afecto que logra recordarnos el momento...