Visitantes...

martes, 29 de mayo de 2012

Confusión

 Nuevamente pude recordarte. Ese instante volvió a mi mente. Ese momento que solo me trae tristeza. Pensé que ya podía manejarlo, sin embargo vuelvo a recordarlo. ese enredo de palabras que surgió solo por la necesidad de que supieras cuanto me importabas, interrumpiendo nuestra noche, y que terminó con algo que apenas empezaba. Algo que sigo sin poder entender. Palabras que surgieron de repente, como un impulso, y guiándose por las vibraciones del momento me tomaron por completo. No me sentía yo misma, ni siquiera recuerdo lo que dije. Solo sé que me concentraba en tus ojos que reflejaban tu incomprensión de la que tanto me preocupaba. Y cuando me dí cuenta ya era tarde. No supe reaccionar. Pero, ¿por qué? ¿Qué me pasó? Sigo sin entenderlo aún…
 Esa desesperación que me entró cuando tomé conciencia, cuando desperté y supe donde me encontraba, en que momento estaba viviendo. Aún puedo sentirlo y me estremezco de solo revivirlo.  Esa fiesta que esperé con ansias durante dos semanas solo por volver a verte. Ni siquiera tuve la intención de arruinarlo, nunca pensé que pasaría esto.
 ¿Qué es lo que llevó a esto? A que necesitara hablar con vos de algo que no hacía falta, de algo que no quería porque no sentía y que terminó impidiendo el motivo por el cual fui… es mi culpa. Yo fui quien no tendría que haberme llevado por opiniones con las que no estaba de acuerdo. Haberme guiado por eso fue lo peor que hice desde que te conocí, no era la primera vez que me lo habían dicho.
 Supongo que ya es tarde. Ya todo terminó, y en este caso no puedo evitarlo, no puedo hacer nada al respecto. Seguiré soñándote hasta que me arte o quien sabe lo que pase. Y voy a tratar de no escuchar más concejos como: ‘el te quiere, te va a buscar, quedate tranquila’ por que no creo que en este caso sirvan…

No hay comentarios:

Publicar un comentario