Visitantes...

martes, 4 de octubre de 2011

 Y este proceso fue tan raro, hace unos días lo extrañaba demasiado, ahora me siento feliz por tenerlo a mi lado. De vez en cuando ansío el momento de volver a verlo, y es allí cuando no puedo detenerlo. Y de pronto imaginar mil momentos juntos, todos distintos, todos únicos. Recordar momentos irrepetibles, besos secretos y tardes difíciles. Cada uno con sus dificultades, y esos problemas familiares que se vuelven tan densos. Sin embargo aquí estamos, contando los días para volver a vernos, impacientes por revivir los mejores momentos repetidos en cada una de nuestras salidas, y extrañándonos sin motivo alguno. Esa necesidad de gritarle te amo una y mil veces, sabiendo que ya lo sabe, esperando que también la ame. Uno tras otro suspiro lamentando tener que ocultar todo para poder mantener este sentimiento tan profundo. Pero sentirme feliz por mi esfuerzo, aunque a veces me arrepienta por completo. Y haber logrado algo muy improvisado que realmente es un caso raro, como ninguno. Y eso es lo que más me gusta de ello, somos originales sin problema alguno…
~♥~

No hay comentarios:

Publicar un comentario