Visitantes...

lunes, 10 de octubre de 2011

Juntos y tranquilos

 Te pregunté a donde nos dirigíamos, me susurraste a un lugar prohibido, vendándome los ojos con un pañuelo de tú aroma. Me inquieté al imaginarlo sin embargo sabía que no era nada malo. Me besaste la mejilla y retiraste la venda que me cubría. Era una cascada en medio del bosque, solo tú y yo y el ruido que esta producía. Colocaste una flor sobre mi cabello, me besaste la frente de nuevo. Me tomaste de la mano y juntos llegamos a un lugar descampado cubierto de flores iguales a las de mi cabello. Me sonreíste de forma diferente, entonces te empujé sobre el colchón de flores. Me besaste sin soltarme y de repente comenzaste a correr como si quisieras que te persiguiera. Llegamos a mi roble, estaba todo oscuro. Entramos de la mano, silenciosos uno tras otro. Un camino de velas conducía a una habitación vacía. Alumbré con varias velas, pude ver las mismas flores del campo mezcladas con las hojas secas. Se había formado un colchón aún mejor. Me sonreíste empujándome esta vez tú, sin despegarnos toda una noche, en una paz profunda, sin horarios, en una infinita oscuridad…

-Otro episodio en mi lugar secreto-
~♥~

No hay comentarios:

Publicar un comentario