Visitantes...

domingo, 2 de octubre de 2011

 Llegamos, como siempre, ella con pensamientos positivos y yo aceptando la realidad. Sin embargo vinieron, algo es algo. Aunque obviamente no se dio nada, la pasamos muy bien. Conocimos a alguien que me enseñó algo más en mi vida, la paciencia y la buena voluntad. Era un chico con muy buena onda, que no se quejaba de NADA. Alguien admirable. Al mismo tiempo aprendí que no es bueno insistir tanto por amor, que hay que controlarse. Que todos tendríamos que aceptar las cosas como son y poner buena cara  lo que nos toque, sin importar que tan malo sea. Aprendí algo más de mi vida…

No hay comentarios:

Publicar un comentario